Tag: Seguridad Social

Bases de cotización

Bases de cotización a la seguridad social

Como cada año, los autónomos tienen la oportunidad de modificar las bases de cotización a la seguridad social.

En la medida en que tu presupuesto te lo permita una mayor cotización suponen unas mejores prestaciones en cuanto a ILT y jubilación.

Antes del 30 de septiembre se tiene que comunicar los cambios respecto de la cobertura de las contingencias profesionales (accidente de trabajo y enfermedad profesional) y de la protección por cese de actividad (paro de los autónomos)

Además, antes del 31 de OCTUBRE, tienes la oportunidad de MODIFICAR LA BASE DE COTIZACIÓN del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos y la cuota a pagar, dentro de los límites permitidos según tu edad.

Estas modificaciones tendrían efectos a partir del 1 de enero de 2018.

 

Ejemplos de Bases de Cotización y Cuotas a pagar:

Base Cotización Tipo Contingencias Cuota a pagar Observaciones
€ / mes Comunes € / mes  
Base Mínima           919,80 € 29,90%        275,02 €  
Base Mínima           992,10 € 29,90%        296,64 € Mayores de 48 años
Ejemplo 1        1.000,00 € 29,90%        299,00 €  
Ejemplo 2        1.500,00 € 29,90%        448,50 €  
Base Máxima        2.023,50 € 29,90%        605,03 € Máxima para mayores de 47 años
Base Máxima        3.751,20 € 29,90%     1.121,61 €  
Nota: Las bases máximas y mínimas por edad están sujeta a ciertas excepciones
Cálculos sin protección por accidente de trabajo, enfermedades profesionales y cese actividad

Asimismo, te recordamos, que la Tesorería General de la SS podrá incrementar, anualmente y de forma automática, tu base de cotización en el mismo porcentaje en que se aumenten cada año las bases máximas de cotización en este Régimen Especial, con el límite del tope máximo aplicable, previa solicitud antes del día 31 de octubre.

Si estás interesado en modificar la base de cotización o cuota, y/o optar por las citadas coberturas, te agradeceríamos que nos lo hicieran saber con la máxima antelación posible.

Cómo conseguir la incapacidad temporal

Cómo conseguir la incapacidad temporal

 

Hemos escuchado en infinidad de ocasiones a modo de broma que los autónomos están dotados con un gen especial, el gen del autónomo, el cual les permite la heroicidad de no enfermar nunca, sin embargo, la realidad es bien distinta y, como cualquier ser humano, el autónomo también enferma, ya sea por una enfermedad común o por una enfermedad derivada de su propio trabajo.

Sin embargo, la situación es bien distinta cuando el enfermo es un autónomo en comparación con un trabajador por cuenta ajena, principalmente, porque su negocio y, por tanto, su economía dependen en exclusiva del autónomo y por la sensación de desamparo al no poder delegar sus responsabilidades a un tercero.

Es en este momento cuando un autónomo debe saber cómo conseguir la incapacidad temporal para que su baja afecte lo menos posible a su negocio y su estabilidad económica.

Hoy, en Mi Economista, os explicamos cómo conseguir la incapacidad temporal y la documentación que se debe entregar para llevar a cabo el proceso.

Una vez se obtiene la baja médica, el autónomo o, en su defecto, una persona debidamente autorizada por el autónomo, deberá dirigirse a la mutua que le corresponda o, incluso, a una Oficina de Atención de la Seguridad Social.

Los documentos necesarios para pedir la incapacidad temporal y que el autónomo deberá presentar son los partes de baja médica, el DNI, los justificantes de pago a la seguridad social de los últimos tres meses, el formulario de solicitud habiendo firmado y completado todos los datos que en este se piden, este formulario te lo podrá facilitar la propia mutua o, incluso, descargártelo haciendo click aquí, y, por último, la declaración de situación de la actividad.

Este último documento que también puedes descargarte haciendo click aquí tiene la finalidad de estipular en qué estado quedará el negocio durante el tiempo que dure la baja temporal de la persona autónoma, bien que este pasará a ser gestionado por una tercera persona o su actividad será cesada durante el tiempo de la baja.

Además, para poder conseguir la incapacidad temporal, se deben cumplir con los siguientes requisitos:

Por supuesto, estar dado de alta en el RETA y encontrarse al corriente de pago en las cuotas aunque, en el caso de que este último punto no se cumpla, se dispondrá de un mes para abonar el impago.

Y, como último requisito, para las contingencias comunes, el autónomo deberá haber cotizado, al menos, 180 días en los últimos 5 años, siendo, por otro lado, voluntaria la cotización por contingencias profesionales.

¿Qué pasa si no pago la cuota de la Seguridad Social?

¿Qué pasa si no pago la cuota de la Seguridad Social?

Como humanos que somos, todos cometemos errores, y el retraso por parte de un autónomo del pago de la cuota de la Seguridad Social es un error más común de lo que pueda parecer.

Sin embargo, la Seguridad Social es una de las instituciones más estrictas en cuanto al tema de los impagos y este error u olvido puede traer al autónomo más de un dolor de cabeza en forma de recargos e intereses por demora.

Es por esto que hoy, en Mi Economista, queremos explicarte un poco las consecuencias de no pagar la cuota de la Seguridad Social y el procedimiento que debes seguir para subsanar tu error a pesar de las consecuencias.

Pongámonos en la situación más común de impago de la cuota de la Seguridad Social, sencillamente, tienes domiciliado el pago de la cuota y en el momento en el que se efectúa el cobro por parte de la Administración tu cuenta se encuentra con saldo insuficiente para hacer frente al pago.

En una situación normal, todo se reduciría a que serías avisado por tu banco para ingresar el dinero necesario para que el banco pudiera cargar el recibo en tu cuenta. En el caso de la Seguridad Social, si en el momento de realizar el cobro, este no llega a realizarse, pasas a estar “fuera de plazo” y la única forma de poder pagar tu cuota como autónomo de la Seguridad Social es que te presentes personalmente a la oficina de la Seguridad Social para pedir tu recibo con recargo.

Esto último está a punto de cambiar, pues ya fue aprobada la incorporación del pago con tarjeta para estos casos, sin necesidad de personarse en la Seguridad Social pero aún está en fase de desarrollo para ser implantado en su web.

Ahora bien, el recargo que nos conllevará no pagar la cuota de la Seguridad Social supone un 20% adicional a la cantidad que el autónomo pague mensualmente.

Ahora pensemos que tu cuota de autónomos esta rebajada por la tarifa plana y, mensualmente, pagas 53€. En el caso de impago, perderás ese mes la reducción de tu cuota de autónomos, por lo tanto, se entenderá que tu cuota es de 261€ con un recargo del 20% lo que traduce el error a que tendrás que pagar 313,20€ ese mes, una cifra muy importante por lo que hay para permanecer siempre atento a los pagos de la cuota de la Seguridad Social.

Esto que comentamos es aplicable si tu actuación es inmediata, es decir, acudes a subsanar el error inmediatamente después de que hayas sido informado del impago en tu banco, si lo dejas pasar durante meses, el tema se complica considerablemente.

Así que la conclusión es clara, no podemos permitirnos el lujo de no pagar en plazo a la seguridad social.