Tag: Pymes

3 razones para implantar la jornada intensiva

3 razones para implantar la jornada intensiva

Con la llegada del verano llega una de las preguntas estrella en cualquier oficina… ¿habrá este año jornada intensiva?. Desde Mi Economista, el portal de autónomos y emprendedores, queremos darte 3 razones para implantar la jornada intensiva en tu empresa.¡¡Toma nota!!

¿Es rentable la jornada intensiva?

Esta pregunta es básica para poder o no implantar la jornada intensiva, ya que no todos los negocios pueden permitirse este cambio de horario, en concreto, los negocios con atención al público como restaurantes o tiendas. El resto de negocios son susceptibles de incluir la jornada intensiva, salvo ciertos casos concretos que no puedan permitirse este cambio horario por algún tema muy específico y que habría que analizar de forma individualizada.

¿Puedo ahorrar con la jornada intensiva en mi negocio?

Esta es la primera de las 3 razones para implantar la jornada intensiva en tu negocio, ya que las facturas de luz y agua bajarán de forma considerable durante los meses de jornada intensiva.

Una de las 3 razones para implantar la jornada intensiva es que tanto tú como tus empleados podáis tener más horas del día de descanso y de ocio, algo que se traducirá en más motivación y menos cansancio acumulado o, lo que es lo mismo, más productividad. Una palabra que a todos los empresarios, autónomos y emprendedores nos encanta.

Otra de las 3 razones para implantar la jornada intensiva es diferenciarte de tu competencia y dar un valor añadido a tu empresa, esto atraerá el talento a tu empresa, los grandes profesionales querrán trabajar en tu empresa porque se sentirán mucho más valorados. Serás un negocio o una empresa que, además, apuesta por la conciliación familiar. Más puntos para tu negocio.

Como ves, implantar la jornada intensiva en tu negocio puede ser una buena idea para aumentar la confianza, la motivación y mejorar la autoestima de tus empleados. A su vez, te ayuda a ahorrar en tus facturas de suministros, todo ventajas.

Eso sí, te recomendamos que si, finalmente, implementas la jornada intensiva en tu negocio, lo planifiques correctamente y que avises a tus clientes con suficiente tiempo para que ellos también puedan adaptarse a tu nuevo horario y que puedan tener tiempo suficiente para que tu nuevo horario no afecte negativamente a la comunicación entre vosotros o a las fechas de entrega de los proyectos.

Como casi todo en la vida, con buena organización y sentido común todo puede ser viable y, en este caso, además, una gran idea.

¡¡Feliz verano!!

 

 

¿Cómo hacer una factura?

¿ Cómo hacer una factura ?

 

Cómo hacer una factura correctamente y que tenga validez legal puede ser una pregunta muy obvia pero, en muchos casos, cuando una persona se convierte en autónomo, algo tan sencillo se puede convertir realmente en algo complicado.

Lo cierto es que, a lo largo de los años que pasamos formándonos, no existe “asignatura” alguna que te eduque a ser autónomo y, por lo tanto, no tienes por qué saber cómo hacer una factura, es por esto que hoy, MiEconomista, te enseña cómo hacer una factura y, lo más importante de todo, que dicha factura tenga validez.

En primer lugar, aunque pensemos que una factura es lo que es y no tiene más vuelta de hoja, la realidad es que existen muchos tipos de factura dependiendo de su contenido o su validez, podemos encontrarnos así con facturas rectificativas, facturas recapitulativas, Pro-forma, Simplificadas y, así, un largo etcétera. Hoy nos centraremos en cómo hacer una factura ordinaria.

Comenzaremos con el contenido obligatorio de toda factura ordinaria, lo primero es que en una factura es necesario incluir el número de factura (numeración que deberá ser correlativa), y si es necesario, podemos crear varias series de facturas, esto puede ser útil si como empresario tenemos varias actividades diferenciadas, o varios centros de trabajo que emiten facturas.

 También es necesario incluir la fecha de factura y tanto los datos fiscales del emisor de la factura como los del receptor, es decir el nombre completo, el domicilio fiscal y el NIF.

En cuanto al nombre completo, nos referimos a la denominación social de la empresa, si es una sociedad (S.L. o S.A. por ejemplo), o si es una persona física, el nombre y los apellidos. Se puede poner como dato adicional la marca comercial con la que se conoce la empresa, pero la denominación “oficial” siempre debe de constar en la factura.

También deberemos incluir la relación de los bienes o servicios suministrados, detallados con sus importes, esto es lo que se llama el concepto, es decir, el motivo por el que se emite la factura. El concepto debe de ser claro y entendible, pues es el que va a determinar la deducibilidad de la factura.

En la factura también se debe incluir la suma de todos los conceptos, es decir el importe final, lo que fiscalmente se denomina Base imponible (BI), hay detallar el tipo de IVA y desglosar su importe, detallar el tipo de IRPF (ambos calculados sobre la BI), si en tu caso fuera obligatorio y, por último, el importe final con el IVA y el IRPF incluido, es decir, el total a pagar.

De la pregunta, cómo hacer una factura, hasta este momento ya habríamos completado la parte de saber qué contenido de una factura es necesario introducir, ahora bien, ¿en qué orden deberíamos presentar esta información?

La ley no estable un orden determinado, ni un formato concreto que deban de tener las facturas, pero lo lógico es poner primero los datos identificativos, (emisor y cliente), después las diferentes líneas de concepto, y finalmente los totales, tanto de BI, como el IVA e IRPF y el total a pagar. Si el que emite la factura es una sociedad, deberá hacer constar los datos registrales de la sociedad, lo que se suele hacer al pie de la factura.

Por último, aunque no se trata de un dato obligatorio que debe constar en una factura ordinaria, resulta muy útil incluir en la factura la fecha y la forma de pago. Si recibimos una factura que debemos de pagar por transferencia bancaria, sí que es necesario que en la misma factura se indique el número de cuenta donde se debe efectuar el pago para que este tenga efectos liberatorios plenos.

Cómo  hacer una factura resulta más sencillo de lo que en un principio pueda parecer, sin embargo, si quieres estar 100% seguro de que tu factura es totalmente correcta y válida, en ContaAuto Web contamos con un módulo de facturación con el que podrás realizar tus facturas y personalizarlas con el logotipo de tu negocio de una manera rápida y sencilla

¿Qué hacer si cotizas más de lo que debes?

¿Qué hacer si cotizas más de lo que debes?

En España la pluriactividad es una práctica más que extendida y, en Mi Economista, hoy nos vamos a centrar en aquellas personas que trabajan por cuenta ajena y, además, están dados de alta en el RETA como autónomos y que, por lo tanto, cotizan en más de un Régimen de la Seguridad Social.

En este tipo de casos de pluriactividad se suele producir un incidente que, normalmente por desconocimiento, solemos dejar pasar por alto y es el hecho de que hayamos abonado a la Seguridad Social más dinero del que nos corresponde, caso en el que podremos pedir un reembolso.

¿Cómo sabemos si nos hemos excedido en la cotización a la Seguridad Social?, es sencillo, siempre que hayamos superado el techo máximo de cotización tendremos derecho al reembolso.

Ese techo máximo es fijado cada año en los Presupuestos Generales del Estado y, en concreto, en 2015 tiene un valor de 12245,98€, por lo tanto, todo se reduce a hacer la suma de las diferentes cotizaciones que hemos realizado y comprobar si estas superan este techo máximo.

Una vez que hemos comprobado nuestra cotización a la Seguridad Social y que el resultado supere ese límite del que hablamos, nos queda la parte más interesante, ¿cómo pedimos un reembolso a la Seguridad Social?.

Aunque pueda parecer extraño, el trámite para pedir un reembolso de la cotización a la Seguridad Social es más sencillo de lo que normalmente estamos acostumbrados cuando se trata de hacer una gestión con la Administración.

El trámite se reduce a rellenar y entregar en la Seguridad Social un modelo de ingresos indebidos que puedes descargarte haciendo click aquí.

El único requisito para pedir a la Seguridad Social el reembolso es, por supuesto, que hayas superado esa cifra que comentábamos anteriormente y que te encuentres dentro del plazo establecido de 4 meses que van desde el  1 de Enero hasta el 30 de Abril del año siguiente al que se haya producido esa superación del límite, es decir, si esto ocurre en el trascurso del año 2015, estos 4 meses para pedir el reembolso serán en 2016.

La siguiente pregunta sería… ¿la Seguridad Social me reembolsará el total del exceso? Y la respuesta es rápida y sencilla, no, la Seguridad Social reembolsa la mitad de la cantidad que has abonado en exceso.

Por último, recordarte, que si te encuentras en este tipo de pluriactividad, revises con lupa tus cotizaciones durante el ejercicio pues, en el caso de excederte, no recibirás por parte de ninguna Administración una notificación que te ponga en sobre aviso, por lo tanto, todo queda en tus manos.

autonomosemprendedores

Diferencias entre emprendedor y empresario

Mucho se habla ahora de los emprendedores pero muchas personas se preguntan, ¿realmente que hay de diferente entre un emprendedor y un empresario? Al final los dos tienen una empresa solo que el emprendedor está empezando.

Pues realmente esto no es así, hay diferencias entre un emprendedor y un empresario y te las contamos aquí.

Un emprendedor no es necesariamente una persona que acaba de empezar su negocio, puede tener un negocio consolidado en el tiempo y seguir siendo un emprendedor y no un empresario. La definición real de un emprendedor es aquella persona que tiene iniciativa por hacer algo diferente a lo que existe hasta el momento, o una actividad que entraña algún riesgo. Mientras que un empresario, normalmente, sigue unos patrones claros a la hora de manejar su empresa y suele crear una empresa de una idea ya creada. Un ejemplo de un empresario sería aquel que monta un bar o una empresa de limpieza mientras que un emprendedor inicia un negocio, por ejemplo, tecnológico en el que desarrolla, por poner un ejemplo, una nueva forma de movilidad para personas con algún tipo de discapacidad.

Otra de las diferencias entre emprendedor y empresario es la forma en la que gestionan su negocio, normalmente el empresario tiene un equipo al que delegar parte de las funciones que se hacen en la empresa y un emprendedor trabaja para forjar su negocio sin delegar ya que suele tener muy poco equipo.

Además, los empresarios suelen tener una labor de estratega en la empresa mientras que los emprendedores suelen hacer las cosas de forma diferente en cuanto a la gestión de su negocio, un rasgo importante de un emprendedor es la falta de conformismo y, sobre todo, las ganas de innovar, incluir cambios en la gestión de su empresa que hagan las cosas diferentes y también haga que su empresa se diferencie del resto de su competencia si, en este caso, ya existiera.

Para terminar con las diferencias entre emprendedor y empresario hay que destacar como empieza o como se gesta esa idea de negocio, normalmente las empresas que son creadas por un emprendedor nacen de una necesidad o un sueño del emprendedor que trabaja porque el futuro sea diferente mientras que un empresario crea su empresa desde una base de viabilidad ya estudiada y confirmada.

Seas empresario o emprendedor en Mi Economista también sabemos que entre vosotros existen diferencias y, por eso, tenemos soluciones diferentes dependiendo del tipo de empresa porque cada empresa y cada persona necesita una solución diferente en cada caso.

Si necesitas ayuda en tu negocio consulta con nosotros ya que entendemos las diferencias entre un emprendedor y un empresario y sabemos qué servicios ofrecerte para alcanzar tu éxito financiero.

Suerte con tu negocio.