Tag: Pronto pago

¿Se pueden deducir las multas?

¿Se pueden deducir las multas?

Muchas veces nuestros clientes se ponen en contacto con nosotros para preguntarnos, lo que podríamos llamar, la gran pregunta del millón, y no es más que si se pueden deducir las multas. Nuestra respuesta siempre es la misma, no, no se pueden deducir las multas ni las sanciones ni tampoco los recargos.

Muchas veces los autónomos usan su coche, por ejemplo, como una herramienta de trabajo, entregas muy rápidas, reuniones con clientes que se alargan y se pasan los plazos de los parquímetros, recargos en liquidaciones administrativas y un largo etcétera de gastos que realmente afectan día a día a los autónomos y emprendedores de nuestro país, pero que no se pueden, en ningún caso, incluir en nuestros gastos y deducirlo en nuestra cuenta.

La razón por la cual no se pueden deducir las multas no es más que por el hecho de que al recibir una multa se ha cumplido con una ilegalidad, ya sea exceso de velocidad o aparcar indebidamente, si es de tráfico, no cumplir con los plazos de pago de nuestra liquidación trimestral, en el caso de los recargos de Hacienda y así con todos los ejemplos, por tanto, la ley no puede ofrecer en contrapartida una ventaja fiscal para aquellas personas que han cometido esta ilegalidad, sea del tipo que sea y, en consecuencia, no se pueden deducir las multas recibidas como autónomo.

Otra cosa distinta son los intereses de demora que suelen venir acompañados en ciertas sanciones de Hacienda o Seguridad Social (cuando nos hemos retrasado en el pago de un impuesto), que, al tener un carácter financiero, sí que es un gasto deducible.

Lo único que se puede hacer como autónomo cuando se recibe una multa es revisar si hay opciones de poder recurrir y, de no ser así, apelar si es posible al pronto pago donde, en muchos casos, podemos ahorrarnos hasta un 50% de la multa inicial.

En el caso de las multas, da igual si eres autónomo, una sociedad o un ciudadano de a pie, no tendrás más remedio que contar con un gasto más ese mes que, además, por desgracia, suele venir sin avisar.

Es muy común que entre los autónomos aparezcan dudas de este carácter ya que continuamente se producen infinidad de cambios que, además, no tienen conceptos claros y que habitualmente no son comprendidos por los autónomos y tienen que acabar consultando a su gestor para poder aclarar estas dudas tan frecuentes.

Por eso, en Mi Economista, hemos creado SALCA, la gestoría para autónomos y emprendedores low-cost donde además de la presentación de tus impuestos se incluye un servicio de asesoramiento donde puedes remitirnos todas las preguntas y consultas que se refieran a tu actividad profesional como autónomo.

Como conclusión final a esta gran pregunta sobre si se pueden deducir las multas, solo podemos decirte que más vale prevenir que curar y que, en este caso, no hay nada mejor como evitar en todo caso que nos pongan una multa, sanción o recargo, sea del tipo que sea.