Tag: Participación en ganancias

Cómo debes casarte si eres autónomo

Cómo debes casarte si eres autónomo

Quizás, uno de los mayores hándicaps de un autónomo y, a la vez, uno de los principales motivos que inclinan la balanza de un autónomo para convertirse en una sociedad, es que estos responden con sus bienes personales de las deudas que puedan contraer como autónomos.

Por este motivo, actos tan, a priori, sencillos y de la vida diaria, como puede ser el que un autónomo contraiga matrimonio, debe ser estudiado con detenimiento para no caer en posibles y futuros errores.

¿Qué puede significar para un autónomo casarse en régimen de gananciales?

Contraer matrimonio en régimen de gananciales es, hasta día de hoy, la modalidad más frecuente entre las parejas, por decirlo de alguna forma, es la modalidad por defecto.

El matrimonio en régimen de gananciales pone en común los bienes adquiridos por ambas partes y excluye aquellos bienes que se adquirieran antes del matrimonio por cualquiera de los cónyuges y, una vez se produce el matrimonio, aquellos bienes que se perciban en forma de herencia o donación.

De esta forma y volviendo al punto de partida que comentábamos sobre la forma en la que un autónomo responde a las deudas con sus bienes personales, llegamos a la evidencia que, en caso de producirse una deuda durante el matrimonio, los bienes en común serán los que se expongan para pagar dicha deuda, además, por supuesto, de los bienes exclusivos del autónomo que acabamos de comentar.

Matrimonio con separación de bienes para autónomos

Sin embargo, llevar a cabo un matrimonio en la modalidad de separación de bienes salvaguarda los bienes de la pareja del autónomo pues este tipo de matrimonio parte de la base que cada parte de la pareja es el dueño exclusivo de sus bienes y, por tanto, hará frente cada uno con sus bienes a las deudas que contraiga sin entrar en ello la otra parte.

Un término medio: matrimonio de participación en ganancias

Como todo en esta vida, las cosas no tienen por qué ser blancas o negras, también existen los grises y, en el caso de cómo debe casarse un autónomo en el supuesto del que estamos hablando, el gris es el matrimonio en participación en ganancias.

Esta modalidad de matrimonio tiene lo positivo de ambas modalidades, por un lado, los bienes adquiridos por cada cónyuge son propiedad de cada uno como pasa en la modalidad de régimen de gananciales y, por tanto, las deudas adquiridas por cualquier de las partes no se responderá con los bienes de la otra. Por otro lado, el matrimonio de participación en ganancias comparte con el de bienes gananciales que, una vez finalizado el matrimonio, se computarán los bienes adquiridos por ambas partes y se repartirán en un porcentaje previamente acordado.