Tag: Gastos médicos autónomos

¿Hay gastos deducibles sin factura?

¿Hay gastos deducibles sin factura?

Si hay algo que un autónomo tiene claro casi desde el primer día es que tiene que pedir factura de todo aquello que compra y que tenga relación con su negocio para poder deducírselo en la presentación de los diferentes modelos de impuestos.

Esto llega a convertirse para algunos en casi una obsesión, hasta el punto de pedir facturas por cualquier cosa y, más tarde, decidir si se las puede deducir o no.

Sin embargo, ¿sabes que hay gastos deducibles sin factura? Hoy, en Mi Economista, disipamos todas tus dudas.

Cuota de autónomos, Seguros Sociales y Salarios

Encabezamos la lista con los seguros sociales y los salarios, aunque sobre estos gastos seguramente ya estés puesto al día.

En efecto, puedes deducirte el gasto de los seguros sociales, obviamente, sin factura, presentado el cargo en tu cuenta bancaria.

De la misma forma tanto los salarios y las pagas extraordinarias de tus empleados podrás deducírtelos presentando el justificante bancario o, en su defecto, las nóminas de estos correctamente cumplimentadas y firmadas.

Por otro lado, está tu cuota de autónomos que, de la misma forma que los casos anteriores, bastará un justificante del cargo de tu banco.

Seguro médico o de responsabilidad civil

Las pólizas de seguro, por regla general, no disponen de factura como tal, sin embargo, esto no hace que no puedas deducirte este gasto sin factura pues Hacienda determina hasta un máximo de 4500€ en deducciones por primas de seguros, es más, podrás deducirte tu cuota, así como la de tu cónyuge y la de tus hijos en el caso de que estos sean menores de 25 años.

¿Forma de acreditarlo? Fácil, como en los casos anteriores, a través del cargo bancario.

Gastos de tipo bancario

¿Tu banco te cobra por el mantenimiento de las tarjetas? ¿Tienes un préstamo bancario con sus correspondientes intereses? Estos son gastos deducibles sin factura que, a través del extracto bancario, podrás justificar.

Gastos derivados de contratos mercantiles

En muchas ocasiones y para el desarrollo de nuestra actividad como autónomos nos hacemos cargo de gastos que tienen que ver con, por ejemplo, las fianzas de los alquileres, el traspaso de un local o, sencillamente, las escrituras para la constitución de una sociedad.

Estos gastos son deducibles y, obviamente, en la mayoría de los casos, no se dispone de factura para ello por lo que será suficiente con el extracto bancario.

Además de estos gastos también nos podemos encontrar con otros que están directamente relacionados con la actividad del autónomo como podría ser el IBI o algunos otros tipos de tasas municipales.

Es importante resaltar que el pago de todos estos gastos deberá realizarse de manera que la operación pase por el banco, ya sea a través de recibo domiciliado, pago con tarjeta o transferencia, de otra forma, no habrá forma de justificar dicho pago y, por tanto, el gasto deducible sin factura dejará de ser válido.