Tag: Gastos del coche para autónomos

¿Nos podemos deducir los gastos de nuestro vehículo?

¿Nos podemos deducir los gastos de nuestro vehículo?

El seguro del coche, la gasolina, los cambios de aceite, las reparaciones o, incluso, la propia compra del coche son algunos de los gastos que acarrea tener y mantener un automóvil y que, por inercia, los autónomos acostumbran a meter estos gastos en sus declaraciones trimestrales para poder desgravárselos, pero… ¿nos podemos deducir los gastos de nuestro vehículo?

La Agencia Tributaria es, como en muchos casos, exigente y ambigua a la par, por lo tanto, la respuesta a la deducción de los gastos de mantenimiento y compra del vehículo se divide entre el sí y el no.

¿En qué casos puedo deducirme los gastos del vehículo?

En primer lugar, es necesario que se pueda justificar que el uso del vehículo está vinculado a la actividad como autónomo, por poner un ejemplo, si eres programador no hay una relación directa entre tu vehículo y tu actividad.

Sin embargo, hay otras actividades en las que el uso del vehículo está plenamente justificado, como las actividades de trasporte de mercancías y viajeros, autoescuelas, agentes comerciales, vehículos de vigilancia y seguridad y casos muy concretos como aquellos vehículos que se usan para pruebas y demostraciones.

¿Cuánto me puedo deducir de los gastos del vehículo?

Aquí tenemos que hacer una distinción entre IVA y el IRPF pues la forma de deducción no es igual para cada caso.

Por un lado, tenemos el IVA, que se podrá deducir el 100% del gasto tanto en mantenimiento del vehículo como en su propia compra siempre que se pueda demostrar que el vehículo se usa exclusivamente para la actividad como autónomo. (que para los turismos es una labor casi imposible)

De no cumplirse estos supuestos en los que el vehículo está totalmente ligado a la actividad del autónomo, la deducción es sólo del 50% de los gastos.

Sin embargo, en lo que se refiere al IRPF, no existen medias tintas, si tu actividad pertenece al grupo antes mencionado, te podrás deducir el 100% de los gastos de mantenimiento y compra y, de no ser así, no te deberías de deducir absolutamente nada.

Más vale prevenir que curar

En definitiva, no hay que tomar las decisiones a la ligera y es muy importante tener en cuenta en qué casos se puede deducir un autónomo los gastos del mantenimiento de su vehículo y en cuáles no si queremos evitar las tan temidas inspecciones de la Agencia Tributaria, porque cada caso es particular y hay que analizar las circunstancias concretas para decidir si es conveniente o no el aplicarte una deducción como la de un vehículo. Nosotros en Mi Economista, te podemos ayudar a analizar esas circunstancias, y evitar una sanción de la Agencia Tributaria.