Tag: Facturas pendientes de cobro

Gestoría barata orientada para autónomos y emprendedores.

Facturas impagadas (Parte II)

Como os estuvimos contando la semana pasada, os seguimos ampliando los consejos para evitar o recuperar las facturas impagadas que tengamos.

Otro consejo para evitar facturas impagadas es dividir los importes de la factura entre el comienzo del servicio y el final, o bien, concretar que tu forma de pago en los primeros trabajos con clientes nuevos son siempre por adelantado.

Normalmente, cuando trabajamos de forma habitual con un cliente no se suelen dar estos problemas de facturas impagadas, los más temidos son los clientes nuevos.

Cuando tenemos facturas impagadas es importante saber reclamarlas. Hacerlo de forma amistosa nos ayudará a que el cliente se ponga en nuestro lugar y sea más sencillo que empatice y nos pague nuestro trabajo. Lo más importante es ser muy activo en la reclamación de las facturas pendientes, no podemos postergarlo continuamente, por vergüenza de reclamar lo que es nuestro, o por no molestar a nuestro cliente.

Una forma muy asertiva de reclamar una factura impagada es llamar a nuestro cliente o ponernos en contacto con él y preguntarle si ha recibido correctamente la factura que le emitimos o por el contrario ha habido algún problema y esta no le ha llegado.

Si la respuesta de nuestro cliente es que no ha podido abonar la factura por problemas económicos podemos llegar a un acuerdo con nuestro cliente para cobrar este importe en plazos. Desde Mi Economista os recomendamos que siempre que hagamos algo así, sea por escrito y, si es posible, revisado por nuestro gestor o asesor.

Es cierto que a veces la amabilidad y las buenas formas no son suficientes para cobrar esas facturas impagadas, si esto es así no nos queda otra opción que tomar medidas legales.

La parte negativa de esta última opción es que sólo sale a cuenta si el importe de la factura pendiente es elevado ya que estas acciones legales tienen un coste para nosotros.

Puedes recurrir a empresas especializadas o hablar con tu abogado y abrir un proceso judicial.

Si el importe de la factura pendiente no supera los 2.500€ podemos acogernos a un procedimiento monitorio.  Más rápido y sencillo que los demás procesos legales y, sobre todo, más económico, pues no es obligatorio contratar a un abogado y un procurador.

Para que todo esto te resulte más sencillo de gestionar y de comprobar periódicamente, desde Mi Economista te aconsejamos que lleves un registro de facturas emitidas, por ejemplo usando nuestro ContaAuto, donde debes registrar tus facturas emitidas y el plazo de vencimiento y, una vez que vayas cobrando las facturas, puedas registrar en ContaAuto que ya han sido cobradas. De este modo en todo momento tendrás información actualizada de los cobros pendientes.

Un buen registro de tus facturas pendientes también te ayudará a que no se te escape ningún “listo” que no quiera pagar por tus servicios o productos una vez los haya disfrutado.