Tag: Emprender un negocio sin dejar tu trabajo

Emprender un negocio sin dejar tu trabajo

Emprender un negocio sin dejar tu trabajo

Si desde hace un tiempo tienes despierto el emprendedor que llevas dentro y pensaste en abrir tu propio negocio, pero no te atreviste, es el momento de darle otra perspectiva un poco menos atrevida: emprender un negocio sin dejar tu trabajo. No te preocupes, es completamente legal, y con organización puede dar resultados muy productivos.

Qué tener en cuenta para emprender un negocio sin dejar tu trabajo

Emprender siempre es un camino duro cuando se empieza a andar, por eso confiar en tu proyecto y llenarse de ganas para llevarlo a cabo es la esencia del emprendedor.

La parte difícil de emprender siempre son las inversiones: tiempo y dinero.

Por una parte, la inversión económica se facilita ya que, al tener un trabajo que a su vez proporciona estabilidad financiera, se eliminan la trabas bancarias para conseguir crédito.

En la otra cara de la moneda, podemos aliviar la carga horaria que origina emprender un negocio sin dejar tu trabajo, con una organización concisa basada la eficiencia y la productividad. Planificar para primera hora de la mañana las horas que vamos a invertir en levantar nuestro negocio es una buena opción para que la sobrecarga horaria no se haga tan pesada y que sea más eficiente.

Puntos clave para emprender un negocio

El quid a la hora de levantar un negocio son las relaciones laborales. El ejemplo más claro son los clientes: si no hay clientes, no hay negocio. Encontrar clientes no es una tarea fácil. A primera hora, nuestros clientes vendrán de nuestros círculos más cercanos hasta que se consiga atraer nuevos consumidores con estrategias de marketing, y consérvalos con estrategias de fidelización.

Otro de los puntos fuertes a la hora de relacionarse es procurarse una red de contactos que nos proporcione visibilidad y cierto estatus. Para ello podemos hacer uso de redes sociales y plataformas online que nos conecten con otros negocios de nuestro estilo. También son muy importantes los eventos con profesionales de nuestro sector donde intercambiar información, ideas y tarjetas de presentación.

Sería también interesante pensar en la posibilidad de encontrar un socio que comparta la misma visión empresarial y conozca las necesidades del negocio, que pueda ayudar cuando sea necesario y que pueda hacerse cargo de la empresa cuando, por el pluriempleo, sea imposible estar pendiente de él.

Si todas estas relaciones son satisfactorias bidireccionalmente tendremos parte del camino andado y el proceso de construir una empresa se hará un poco más fácil.