Obligaciones formales en la empresa. Seguridad Social

Las empresas tienen una serie de obligaciones con la administración pública, en el último artículo hablamos un poco de los impuestos, hoy hablaremos de:

  •  La Seguridad Social, alta de trabajadores y cotizaciones sociales.

Lo primero que tenemos que saber, es si la empresa tiene obligación de estar de alta en la seguridad. La respuesta puede ser NO, si es que la empresa no tiene trabajadores. Pero claro, una empresa sin trabajadores no puede tener actividad, por lo que en la práctica, casi cualquier empresa (que esté en actividad) tiene la obligación de estar de alta en seguridad social. Una misma empresa puede tener diferentes números de cotización a la seguridad social, para cada centro de trabajo, por ejemplo.

Dentro de la seguridad social, existen diferentes regímenes, siendo los más habituales, el régimen general y el de autónomos (a parte están el agrario, el de trabajadores del mar, artistas…).

El encuadramiento en el régimen general o el de autónomos, puede ser en algunos casos un poco complicado de establecer, pero en general, un trabajador deberá estar en el régimen de autónomos cuando tenga un porcentaje significativo de la propiedad de la empresa, o ejerza labores de dirección (siendo administrador o conejero). Si el trabajador es ajeno a la propiedad y no es consejero, se le encuadrará en el régimen general.

Las ventajas del régimen de autónomos, que es que la base de cotización, y por tanto, el importe a cotizar, se decide libremente por el cotizante, entre un mínimo y un máximo. Lógicamente las prestaciones recibidas en caso de ILT o jubilación, tendrán una relación directa con el importe cotizado. El gran inconveniente es que no se tiene derecho a prestación por desempleo.

Respecto del régimen general, el importe a cotizar depende del salario del trabajador, pero hay que tener en cuenta que:

-          Hay una base mínima y una máxima, (748,20€ y 3.262,40€  el ejercicio 2012), por lo que si tengo un salario menor de la mínima, se cotizará por la base mínima, y si tengo un salario por encima de la base máxima, solo cotizaré por esa base. Hay 11 categorías profesionales, pero en la práctica la base máxima es común, y la mínima, es algo superior en las dos primeras categorías.

-          A diferencia de lo que pasa con las retenciones de IRPF, a la hora de cotizar, en la base de cotización se tendrá en cuenta el salario del mes y todos los conceptos variables y de remuneración superior al mes,  que pueda tener el trabajador, especialmente, la parte proporcional de pagas extras, comisiones, primas, etc…

-          También a diferencia de las retenciones de IRPF, si por cualquier motivo no se paga las nóminas a los trabajadores, se tiene la obligación de cotizar a la seguridad social.

-          El porcentaje de cotización dependerá del epígrafe en que este dado de alta al empresa. No cotiza lo mismo una empresa de camiones, que una empresa de personal de oficina.

-          Se cotizan por diferentes conceptos, contingencias comunes, horas extras, FOGASA, accidentes de trabajo y enfermedades profesionales (es donde cambian los tipos según la peligrosidad del trabajo),  desempleo, (aquí el porcentaje cambia dependiendo de si el contrato es fijo, temporal, o a tiempo parcial), formación profesional.

-          De la cotización, una parte pequeña, es a cargo del trabajador, y por tanto se le descuenta en la nómina, y la parte más importante lo paga la empresa. Para hacerse una idea, un trabajador con un salario bruto de 100 €, paga en torno a 32€ de seguridad social, de los cuales 6€ los paga el trabajador (también se le retendrá en concepto de IRPF, pero en este caso el tipo de retención dependerá de la renta y sus circunstancias personales y familiares, y crece bastante cuando crece la renta).

-          Las cotizaciones, siempre se pagan mensualmente. Acabado un mes, y durante el siguiente, se remite a la seguridad social, las bases de cotización, siendo el día de pago el último día hábil del mes.

-          Las comunicaciones con la seguridad social se hacen de modo telemático mediante la aplicación llamada sistema RED.

Respecto del alta de los trabajadores, esta se tiene que hacer necesariamente antes de la incorporación del trabajador a su puesto de trabajo, como el alta se hace telemáticamente, es posible hacerla unos minutos antes. En cambio las bajas de los trabajadores, se pueden hacer con posterioridad a la fecha de baja.

El contrato de trabajo puede ser de diferente tipo, indefinido, de duración determinada, a tiempo parcial, y no existe obligación de que se haga por escrito, pero si no hay contrato por escrito, el contrato se considera que es indefinido y a tiempo completo. Conozco muchas empresas, de hecho es lo habitual, que contratan trabajadores a tiempo parcial y el contrato lo firman pasados varios días desde la incorporación, si el trabajador se negara a la firma del contrato podría alegar que es un trabajador indefinido.

Finalmente añadir que en el momento de la contratación de un trabajador, hay que tener en cuenta que existen bonificaciones y subvenciones, para diferentes colectivos y para determinados tipos de contratos, y que además estas varían con el tiempo, por lo que lo mejor es que antes de decidirse, preguntar para poder aprovecharse de estas ventajas.

Ignacio Pedrosa

Mi Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>