Obligaciones formales en la empresa. Objeto Social y Estatutos.

Seguimos avanzando en los aspectos previos a tener en cuenta a la hora de constituir una sociedad, en el artículo de hoy hablaremos de:

  •  Determinación del Objeto Social.
  •  Estatutos sociales

El objeto social es la descripción de las actividades que vamos a desarrollar con la empresa, el motivo por el que nos hemos decidido a emprender. Es uno de los puntos obligatorios mínimos que deben de recoger los Estatutos Sociales.

La redacción del objeto social tiene que ser clara, y fiel a al proyecto a desarrollar, esto no significa que el objeto social tenga que estar limitado a una actividad concreta, siendo lo más recomendable es definirlo de forma lo suficientemente amplia como para abarcar otras actividades afines, pero sin caer en excesivas generalizaciones.

Se puede definir un objeto social con diferentes actividades, aunque inicialmente no se tenga previsto desarrollarlos todos, por ejemplo, una agencia inmobiliaria, puede tener también por objeto social la promoción inmobiliaria, o la comercialización de seguros, gestión administrativa, etc…y todas aquellas actividades que podemos prever que se puedan realizar en el futuro. Si deseamos hacer una actividad que no está contemplada en el objeto social, se deberán cambiar los estatutos sociales, y esto implica tiempo y dinero.

Hay que tener, también, en cuenta, que ciertos tipos de actividades están reservadas para tipos concretos de sociedad, como las agencias de valores, o pueden estar reservadas a ciertos profesionales, debidamente capacitados, como auditores, servicios sanitarios.

Finalmente, y como es obvio, el objeto social tiene que ser lícito.

Respecto de los estatutos sociales, son las normas internas que regulan el funcionamiento de las sociedades, y que se aprueban en el acto de constitución de las mismas. En los estatutos se tienen que regular, el objeto social, nombrado anteriormente, denominación de la sociedad, domicilio, capital social, capacidad, derechos y deberes de los socios, regulación del órgano de administración, relación de la sociedad con los socios, y de estos entre ellos. En pocas palabras, es la norma máxima de funcionamiento de la sociedad. Los estatutos sociales tienen que ser elevados escritura pública, en una notaria e inscribirse en el registro mercantil, cualquier modificación de los mismos, tiene así mismo que pasar por el notario y por el registro mercantil, lo que supone un coste y un tiempo.

Ignacio Pedrosa

Mi Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>