¿Es rentable adquirir un traspaso de negocio?

¿Es rentable adquirir un traspaso de negocio?

Seguramente conozcas a alguien o, incluso, tú mismo, has pasado por delante de un negocio que ha colgado el cartel de “se traspasa” y, en tu afán emprendedor, te has planteado adquirir dicho negocio.

La primera idea impulsiva que se nos viene a la cabeza cuando nos encontramos frente a esta decisión es: un negocio ya montado, con una clientela ya creada, un par de arreglos por aquí y otro par por allí y tengo un negocio funcionando inmediatamente.

Hoy te contamos cómo de rentable es adquirir un negocio traspasado y, sobre todo, qué deberás tener en cuenta.

¿Qué conlleva un traspaso de negocio?

Es importante, como siempre, tener claro los conceptos y, en este caso, es obligatorio tener constancia de que adquirimos con un traspaso de negocio.

En un traspaso se cede, a cambio de un precio concreto, el contrato de arrendamiento del local en cuestión, los activos comerciales tangibles e intangibles y, lo más importante y delicado, el pasivo.

Los activos comerciales tangibles son el mobiliario del local, el inventario que haya hasta el momento, maquinaria, etc. mientras que los activos comerciales intangibles son la cartera de clientes o el valor de la marca.

El pasivo será aquello que menos nos gustará adquirir en un traspaso de negocio, es decir, deudas y obligaciones, y a esto aunque no nos guste no podemos renunciar, y sobre todo hay que tener mucho cuidado con los pasivos ocultos es decir, aquellas deudas que no se ven, y que no te cuenta el que cede el negocio (pues incluso puede no conocerlas, como una posible demanda de un trabajador que aún no ha llegado)

¿Cómo saber si acceder a un negocio traspasado es una buena opción?

Adquirir un negocio traspasado es en sí un riesgo económico que, asumirlo, te puede suponer una gran victoria o una pérdida considerable.

Para que dicho riesgo sea el mínimo posible y tengas una mayor certeza de que te será rentable adquirir un traspaso de negocio, lo primero que tienes que pedir es toda la información financiera y económica a los actuales dueños.

Pueden darse dos circunstancias, por un lado, que los dueños se nieguen y que, por tanto, te lleve a desconfiar o, en su defecto, a pagar por una auditoría externa o, por otro lado, que estos te faciliten todos los datos que solicites, un gesto de transparencia muy importante, y puedas hacer un análisis exhaustivo del recorrido del negocio hasta la fecha.

Los motivos de poner un negocio en traspaso pueden ser infinitas pero la que más debe importarte a la hora de tomar la decisión es que este no se traspase porque no sea próspero y, para ello, nada mejor que un buen estudio previo del mercado.

Por último, comprueba aspectos tan generales como las condiciones de arrendamiento del local, posibles subidas del precio del alquiler, el tipo de clientela que tiene actualmente y el entorno y la ubicación del negocio, así como la competencia más próxima.

En definitiva y como consejo general, muchas veces nos dejamos llevar por lo que en apariencia puede ser un negocio de éxito, sin embargo, solo el estudio y análisis nos llevará a saber si es rentable o no adquirir un negocio traspasado.

En Mi Economista como siempre, te podemos ayudar a analizar la oportunidad de adquirir un negocio que está en marcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>