4 razones para ser emprendedor y no empleado

4 razones para ser emprendedor y no empleado

Olvídate de la idea de que el emprendedor nace de una necesidad, ahora no todos los emprendedores ni los autónomos han llegado hasta aquí porque no tenían más remedio. Muchos de los emprendedores y autónomos de nuestro país, meditan y reflexionan la idea y finalmente les compensa más trabajar para ellos que para un tercero, por eso, hoy queremos hablar justo de esto, dando 4 razones para ser emprendedor y no empleado, así que si estás pensando en dejar tu trabajo de siempre y, por fin, seguir tu sueño de dar forma a ese negocio que te ronda la cabeza desde hace años, toma nota.

La primera de las 4 razones para ser emprendedor y no empleado es seguramente la más importante y la que, a su vez, acabará marcando la diferencia entre que tu negocio sea un éxito o no y que tú seas o no feliz. Ser emprendedor es poder dedicarte a lo que realmente te gusta, así que puedes decir adiós a la monotonía, a la frustración o al aburrimiento.

Es tu negocio, tu idea, tu plan de viabilidad, tú marcas el rito y el camino, es tu sueño, disfruta de hacerlo realidad.

Sin duda, otra de las 4 razones para ser emprendedor y no empleado es el crecimiento personal y profesional que llevarás a cabo cuando seas emprendedor. Un emprendedor necesita estar al día, formarse continuamente y en disciplinas diferentes, por eso, aprenderás muchísimo y crecerás tanto a nivel personal como a nivel profesional.

Cumplir sueños, no objetivos.

Esta es una de las 4 razones para ser emprendedor y no empleado, cuando trabajamos para un tercero, trabajamos para conseguir unos objetivos que nuestro jefe ha cerrado para nosotros y que, a su vez, serán los objetivos que acerquen o alejen más a nuestro jefe de conseguir su sueño.

¿De verdad vas a luchar y trabajar por los sueños de un tercero y dejar los tuyo a un lado?

Para terminar con nuestro listado de 4 razones para ser emprendedor y no empleado hemos dejado la más polémica, ya que no es oro todo lo que reluce, en este caso, nuestra última razón es la libertad pero, como decimos, es un concepto complicado, es verdad que al no tener un jefe, ni horario cerrado en el que tenemos que fichar podemos sentirnos más libres, pero si realmente un emprendedor no es aplicado y es capaz de organizarse como si fuera un empleado con su horario cerrado será complicado que su proyecto salga adelante.

Es más, aunque no lo creas, trabajarás más pero, esta vez, las horas de más serán para ti y la diferencia se nota.

¡¡Suerte con tu negocio!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>